jueves, 13 de enero de 2011

Valerian, agente espaciotemporal













Valerian, agente espaciotemporal


Guionista: Pierre Christin
Dibujo: Jean-Claude Mezières
Año de aparición: 1967 (revista Pilote)


Valerian y Laureline son dos de los personajes clásicos del tebeo europeo que mantienen su frescura actualmente. Aprovechando la reciente reedición de la colección en formato integral (Norma editorial, 7 tomos), tenemos ahora la ocasión de releer todas sus aventuras, o de encontrarnos con ellos por primera vez.

La colección destila ciencia-ficción en estado puro, que tal vez ahora nos parezca manida, pero que desde su aparición ha servido de clara inspiración a muchas obras posteriores. 

Los dos personajes son agentes de la Agencia Espaciotemporal terrestre, con sede en Galaxity (capital del imperio humano galáctico). Sus misiones están destinadas a mantener el orden en la línea temporal, evitar paradojas y proteger a los planetas del imperio de posibles amenazas exteriores. Valerian es un buen ejemplo del anti-héroe refunfuñón pero eficiente, y Laureline aporta a la pareja su inteligencia, además de sus curvas femeninas (que no duda en aprovechar cuando es necesario).

 Los guiones son sencillos, Christin no juega a crear tramas complicadas, sino que prefiere un relato fluído y ameno acompañado por diálogos coloquiales y grandes dosis de humor. Crea gran cantidad de personajes secundarios que entran y salen de escena a lo largo de toda la colección, y que pueden crear situaciones de lo más surrealistas.

En cuanto al dibujo cabe destacar la capacidad de Mezières para diseñar planetas de lo más variopintos, llenos de detalles y con personalidad propia. No en vano fue elegido por Luc Besson para crear el diseño de El quinto elemento.

Y para terminar, mencionaremos un tema que siempre ha rodeado a esta obra: el sospechoso parecido de algunos elementos de La guerra de las galaxias a varias escenas del tebeo. Pero en este caso, una imagen vale más que mil palabras:



3 comentarios:

  1. Buena reseña, y la verdad es que lo de las similitudes con SW si huele bastante XD

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor y más curioso es que Valerian empezó a publicarse años antes de las películas de Star Wars, a las que acabó inspirando (y no al revés).

    ResponderEliminar